Historia

historia

 

Los primeros registros escritos que existen de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble datan del 24 de Noviembre de 1925.

 

La administración de las aguas de la cuenca del Río Ñuble ha sido históricamente la labor esencial de la junta de vigilancia, debiendo enfrentar problemas de sequía que se agudizan significativamente con el pasar de los años. Es por ello, que la demanda por el Embalse Punilla es tan histórica como la misma organización, tema del que ya se hablaba en sus inicios. Alrededor de noventa años de espera, donde han pasado sucesivos gobiernos, de todas las corrientes e ideologías, que no han concretado una obra demandada por miles de regantes que necesitan contar con el recurso hídrico para potenciar su actividad agrícola.

 

La nueva historia de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble se construirá con el Embalse Punilla, desafío fundamental para esta organización casi centenaria, que ha dedicado su vida al servicio de los regantes.