Experto afirma que “variable caótica” avala recálculo de Punilla

canal

 

El decano de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción, José Luis Arumí, con doctorado y profesor de asignaturas como Diseños Hidraúlicos, comentó que dadas las circunstancias de escasez hídrica de la zona y de una sequía que se extiende por casi una década, que definió como una “variable caótica”, le perece adecuado el recálculo de la superficie de riego que cubrirá el embalse La Punilla.

 

El procedimiento significó que finalmente serán 10 mil hectáreas de nuevo riego al proyecto, quedando establecido que el embalse La Punilla regará 70 mil hectáreas en total con seguridad de riego del 85%.

 

El académico explicó que para los diseños de embalses se evalúan simulaciones que funcionan igual como un flujo de cajas, es decir cuanta agua entra y cuanta sale. “Cuando se hizo el proyecto original se utilizó una simulación de datos hidrológicos que respondían a una mayor cantidad de precipitaciones o lluvias. La nueva simulación se hizo en un escenario más crítico. No hay que olvidar que estamos ante una variable caótica, llevamos 10 años de sequía”, expresó.

 

Criterio conservador

De todas formas estima que es apropiado un “criterio más conservador” respecto a la cobertura del embalse: “De todas maneras cuando se predicen escenarios futuros el tema es incierto. Hay que prever conforme a los datos existentes qué va a ocurrir más adelante”.

 

Explicó que para la simulación de embalses se usan los datos lo más reales y representativos que es posible y con estos se calcula. Mediante proyecciones se estima cuantos “fallos” puede producir de acuerdo a esos datos. Con los resultados se puede establecer la “seguridad de riego”, que en el caso de La Punilla es de 85%. “Después de esto se calculan las hectáreas que se puede regar, con la seguridad de riego que se establece”, precisó.

 

El experto agregó que en todo caso el embalse es un gran adelanto para la zona que riega el río Ñuble, que cubrirá una superficie que antes no contaba con seguridad de riego, lo que cambiará el escenario desde el punto de vista agrícola.